viernes, 18 de mayo de 2012

Como China dominara el Mundo!!



Al hilo de este artículo, se me ocurre pensar que, debemos concienciarnos y concienciar a nuestros compañeros si no queremos realmente lamentar la destrucción de nuestro estado de bienestar.
  Me explico: Pongamos por ejemplo una empresa que produce bienes de consumo, del tipo que sea, su explotación en la CE, supone unos costes X, pero si importa lo que produce de China, le cuesta la tercera parte, con lo cual empieza a importar esos productos y no da salida a los suyos para liquidar la empresa con sus trabajadores y a su vez monta una filial que se dedica a abastecer al mercado, que ya tenía, pero multiplicando sus beneficios y sin riesgos de huelgas ni subidas salariales, etc.
   Si se extiende el ejemplo y empiezan a sumarse empresas a este negocio pues ....    Pero a lo que nos puede llevar esta política es a lo que el articulista apunta al final y que los implicados no saben o no quieren saber por el afán de enriquecerse a toda costa. En fin, sacad vuestras conclusiones y obrad en consecuencia. 

El Autor de este articulo es un columnista  y conferencista brasileño de reconocido prestigio en su País.                                                  
  Estrategia de poder
 ¡Cómo China dominará al mundo! Por Luciano Pires

 
Algunos conocidos volvieron de China impresionados. Un producto  del que Brasil fabrica un millón de unidades China, en una sola fábrica, produce 40millones.
 
La calidad es equivalente  y la velocidad de distribución impresionante. Los chinos colocan cualquier producto en el mercado en cuestión de semanas, a precios que son una fracción de los brasileños.
 
Una de las fábricas se está trasladando al interior porque los salarios de la región en que se halla instalada son demasiado altos: 100 dólares. Un obrero brasileño gana 300 dólares mínimo, que sumados a los impuestos y otros beneficios equivalen a 600 dólares. Cuando  los comparamos con los 100 dólares que reciben los chinos sin prácticamente ningún otro beneficio… nos hallamos frente a una esclavitud amarilla y la alimentamos…
 
¿Horas extraordinarias? En la China… ¡Olvídelas! La gente allí está tan agradecida de tener un empleo que trabajan horas extras a cambio de nada…


 Detrás de esta “situación” está la gran trampa china. No se trata de una estrategia comercial sino de una estrategia de “poder” para conquistar el mercado occidental. Los chinos están sacando provecho de la actitud de los “comerciantes” occidentales, que prefieren tercerizar la producción  quedándose sólo con lo que le agrega valor: la marca.
 
Difícilmente podrá usted comprar en las grandes redes comerciales  de los EEUU  algún producto “made in USA”. Es todo “made in China” con una marca estadounidense. Las empresas ganan riadas de dinero  comprando a los chinos por centavos y vendiendo luego  por centenares de dólares. Sólo les interesa el lucro inmediato a cualquier precio. Aun al costo de cerrar sus fábricas y generar una brutal desocupación. Es lo que podría llamarse “estrategia del precio”.
 
Mientras los occidentales tercerizan sus empresas y ganan en el corto plazo, China aprovecha ese enfoque  e instala unidades productivas de alto rendimiento para dominar en el largo plazo.
 
Mientras las grandes potencias mercantiles se quedan con sus marcas, con el diseño.. en sus garras, los chinos se quedan con la producción, asistiéndolos, estimulándolos y contribuyendo al desmantelamiento de los escasos parques industriales occidentales.
 
Muy pronto ya no habrá más fábricas de zapatillas deportivas o de calzados en el mundo occidental. Solo existirán en China. De modo que en el futuro próximo veremos cómo los producto chinos aumentan sus precios produciendo un “shock manufacturero” como sucedió con el shock petrolero en los años 70. Y entonces ya será demasiado tarde.
 
Entonces el mundo se dará cuenta de que levantar nuevas fábricas tendrá costos prohibitivos y deberá  rendirse al poderío chino. Se dará cuenta de que alimentó a un enorme dragón y se convirtió en su rehén. Un dragón que aumentará gradualmente sus precios, puesto que será quién dicte las nuevas leyes del mercado y será luego quién mande pues tendrá el monopolio de la producción.
 
Ya que será también el dueño de las fábricas, de los stocks y de los empleos y regulará los precios.


Nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos asistiremos a una inversión de las reglas de juego actuales, lo que producirá en las economías occidentales el impacto de una bomba atómica… china.
En ese momento cuando el mundo occidental se dé cuenta será demasiado tarde.
 
Ese día los ejecutivos occidentales mirarán tristemente las ruinas de sus antiguas fábricas, sus técnicos jubilados jugando a las cartas en las plazas y llorarán sobre la chatarra de sus parques fabriles destruidos. Y se acordarán entonces, con mucha nostalgia, del tiempo en que ganaban dinero comprando “fardos de mercaderías de los esclavos” y  vendiendo caras sus “marcas registradas” a sus  coterráneos.


Y entonces, entristecidos, abrirán sus despensas y se comerán sus marcas que ya estarán pasadas de moda y que por tanto habrán dejado de ser poderosas, porque todas habrán sido copiadas…


Reflexiones y Comiencen, ya a comprar de Fabricación Nacional, Fomentando el Empleo en su País, por la supervivencia de su Amigo, de su  Vecino y hasta de Usted Mismo… y de sus Descendientes.

Piensen además, que ¡Estamos hoy alimentando a la cobra que nos morderá en el futuro!


2 comentarios:

Gildo Kaldorana dijo...

Hola guapa,
Desde luego la invasión está clara, es silenciosa y va sin prisa pero sin pausa.
Aquí en Barcelona, la comunidad china está creciendo a pasos agigantados. Ya no es solo aquello del retaurante chino, algún todo a cien y para de contar. Ahora un montón de bares y resturantes normales (de butifarra con monchetas), están regidos por chinos, tiendas de zapatos, de ropa, de bisutería etc......y como también está de moda adoptar niños chinos.....dentro de 25 años todos nos llamaremos Tan Chin Pan :-))
Un besazo

Marga dijo...

Hola querido Amigo!!!
Así es de cada día van abarcando más.. por aquí pasa exactamente lo mismo.
La competencia con los demás comerciantes es enorme, y muchos no entienden que es tierra que nos echamos a nosotros mismos, ya que llegara el día en que solo "ellos" dirigirán los comercios.

Gracias por Tu Gran comentario.
Un Beso Enorme y un gran Abrazo.